ISAD. Escuela del Desierto

El ISAD se ha consolidado a lo largo de 27 años como referente obligado de la Arquitectura y el Diseño en el norte de México. Con un modelo basado en la experimentación y en el contacto con casos reales, los estudiantes aprenden haciendo, se desafían a sí mismos y desarrollan un pensamiento crítico para descubrir nuevas formas en que la arquitectura y el diseño transformen creativamente el hábitat y aporten soluciones a los problemas sociales. Interpretar los tiempos de cambio y actualizar constantemente los contenidos y la metodología de la enseñanza le ha permitido impartir una educación de la más alta calidad y egresar profesionistas innovadores, humanistas, éticos, comprometidos con el medio ambiente, emprendedores y líderes en su campo.

Modelo Educativo

El estudiante tiene un papel activo en el aprendizaje. Sus bases son la experimentación, innovación, tecnología, investigación, el pensamiento crítico y social, y la identidad cultural. La enseñanza fuera del aula y los viajes e intercambios académicos son poderosas herramientas de aprendizaje. En alianza con empresas y gobiernos, ponemos al estudiante en contacto con casos reales para soluciones reales. Pasamos de la enseñanza por asignatura a la solución integral de problemas, fomentando el enfoque multidisciplinario y el trabajo colaborativo por equipos.

Campus ISAD

Ubicado en la zona de mayor crecimiento habitacional y comercial de la ciudad. Modernas e inspiradoras instalaciones que despiertan la libertad creativa. Laboratorios equipados con tecnología especializada para diseño y arquitectura. Amplia capacidad de Internet para facilitar el uso de tecnologías digitales.

Ideario ISAD

Creemos...

En la libertad y trascendencia

Ofrecemos una experiencia académica que forma arquitectos y diseñadores con espíritu de libertad, deseosos de moldear el futuro y de dejar huella en el mundo a través de creaciones que enriquezcan el entorno con inventiva y belleza.

En una sabiduría abierta al mundo

En nuestro modelo educativo tienen tanto valor el conocimiento, la innovación y el manejo tecnológico, como la honestidad, la generosidad y empatía con las tareas sociales, el compromiso con el país, y la apertura a las oportunidades globales.

En la arquitectura como la gran transformadora del entorno.

Sensibilizamos a los estudiantes para que vean a la arquitectura como un instrumento para mejorar el espacio que habitamos. Enseñamos a usar técnicas y materiales, pero también a interpretar el momento histórico, el ideario social, la geografía y la naturaleza.

En el diseño como el arte de repensar lo común para transformarlo en extraordinario

En nuestro proceso de enseñanza del diseño, creatividad y receptividad humana trabajan de la mano para aportar soluciones estimulantes y sostenibles en un mundo que se modifica velozmente.

En el éxito profesional

Sembramos conciencia de que no hay atajos para el éxito, sino que éste es consecuencia del trabajo apasionado, disciplinado y ético.

Ser ISAD

Arquitectos y Diseñadores ISAD, además de una profesión construyen un modo de ser: originales, apasionados, líderes, emprendedores, comprometidos. Ser ISAD es conectar la arquitectura y el diseño con el lado más inteligente y humano de la innovación. Es amar lo que creamos y crear lo que amamos.

Arq. Carlos Mijares

Homenaje a nuestro guía moral.

Carlos Mijares Bracho seguirá siendo el arquitecto más influyente en la gestación, crecimiento y maduración del ISAD. Su pensamiento y visión contribuyeron decisivamente en la definición de los rasgos que nos caracterizan.

Conversador inagotable para explicar el acto creativo. Maestro acucioso para indagar en las cualidades del espacio y de la luz. Observador experimentado para guiar los primeros trazos de un proyecto arquitectónico. Su libro Tránsitos y Demoras, editado por el ISAD, es un testimonio de todas estas aportaciones.

El ISAD le debe a Carlos Mijares su generosidad, sabiduría y entusiasmo, su consejo oportuno para mantenernos fieles a los ideales que nos dieron origen, y su insistencia para trascender luego de los esfuerzos realizados en más de un cuarto de siglo.

Ajeno a las pasiones del tiempo y la presencia, el legado de Carlos Mijares Bracho ahora se nos presenta más claro, más lúcido e influyente. El quehacer y los hechos de quienes formamos la comunidad del ISAD honran siempre su memoria.